México: Cabeza de Serie en el Mundial de Rusia 2018 v 2.0

La semana pasada publiqué un análisis sobre qué es lo que México tenía que hacer para lograr ser cabeza de serie en el Mundial de Rusia 2018. A partir del interés generado por los lectores y algunas noticias importantes que han surgido, decidí realizar una segunda edición sobre el mismo análisis.

La esencia del análisis no cambia, pero hay detalles puntuales muy importantes que fueron actualizados y además otros aspectos que no habían sido tomado en cuenta se añadieron. Si te gustó el documento anterior, tienes que leer el documento actualizado. Los principales cambios o actualizaciones que se hicieron son las siguientes:

  1. Se incluyeron los amistosos contra Chile, Bolivia y otro en octubre (¿Venezuela?) para cerrar el Año 0.
  2. Se incluyen los amistosos contra Holanda y Bielorrusia para iniciar el Año 1.
  3. Se añade una sección que explica un posible cambio en el coeficiente de ponderación que estaría afectando a México.
  4. Se incluyen simulaciones con el actual coeficiente de ponderación y otra con el posible cambio.
  5. Se aclaran algunas de las dudas que se generaron a partir de la primera publicación.

Para leer el análisis actualizado completo, da click aquí.

No dejes de visitar elpasional.com para ver actualizaciones sobre este tema cada que México sostenga un partido o la FIFA de a conocer noticias importantes al respecto.

Simulando el “Año 0” Incluyendo Amistosos vs Chile y Bolivia

La página de la FIFA publicó que México jugará amistosos contra Chile y Bolivia en septiembre del 2014. Con ello habrán cambios en los puntos totales que sume México en el Año 0 (primero de 4 años) de cara al Ranking de octubre del 2017.

Las siguientes simulaciones son bajo el muy probable supuesto que Chile y Bolivia estén en los Rankings 12 y 70 respectivamente en las fechas de sus partidos contra México.

Si México no jugase ningún partido más en septiembre y octubre del 2014, México estaría sumando 113.49 puntos en el Año 0. Esto cambiará con los partidos contra las escuadras sudamericanas de septiembre. Realicé las 9 posibles combinaciones de resultados de estos partidos. En el cuadro grande de cada una están los puntos que se perderían al darse esta combinación y en el cuadro pequeño los puntos que estaría sumando México en el Año 0. Todo esto si México no jugase ningún otro partido adicional.

sim chil y bol

Como podemos ver, en el mejor de los casos, México estaría perdiendo 3.17 puntos y en el peor 15.13.

Les dejo el análisis completo por si no lo han visto.

 

Preguntas Sobre el Análisis del Ranking

En este post estaré publicando las preguntas más interesantes sobre el análisis del Ranking de la FIFA. 

¿Por qué a México no le conviene jugar ningún partido más antes de noviembre del 2014?

Antes de cerrar el “Año 0” existen 2 Fechas FIFA donde México aún podría colocar 2 o más partidos amistosos. Desafortunadamente por su carácter de amistosos, esos partidos sólo le estarían reduciendo puntos a México específicamente de cara al ranking de octubre del 2017.

El “Año 0” al ser año mundialista, los puntos generados fueron muy altos, los partidos del mundial son 4 veces más importantes que los amistosos. En este “Año 0” México ha jugado 13 partidos promediando 567.42 puntos. El amistoso que más puntos le podría generar a México sería una victoria contra Alemania (Ranking 1 de FIFA) y este triunfo le generaría 564 puntos. Como ven esa cifra con todo y ser una victoria contra el mejor del mundo es menor a la que ya se viene promediando.

Entremos más a detalle. Es muy importante recordar que este análisis está enfocado únicamente en el Ranking de octubre del 2017. Imaginemos que entre septiembre y octubre del 2014 (parte del Año 0) se juegan 3 partidos amistosos y que los 3 son contra Alemania. Estos son los puntos con 3 escenarios diferentes: 1) ganando los 3, 2) ganando 1, empatando 1 y perdiendo 1, 3) perdiendo los 3.

sim alemania

En el mejor de los casos sólo se dejarían décimas en el camino. Pero la realidad es que México no va a jugar 3 partidos seguidos contra Alemania. Ahora supongamos el mismo los mismos escenarios pero contra Chile que es el número 12 del Ranking de FIFA.

sim chile

Como podemos ver, en todos los casos se dejan puntos en el camino.

Esto no quiere decir que yo esté a favor o en contra de que se disputen más partidos amistosos en el Año 0, sólo quiere decir que de disputarlos se estarían dejando puntos en el camino. La realidad también es que todos los equipos a los que les fue bien en el Mundial, de jugar partidos amistosos también estarían dejando puntos en el camino, esto no es exclusivo de México. Sólo aquellos a los que les fue muy mal en el Mundial o que ni siquiera participaron tienen un mayor posibilidad de que estos partidos amistosos restantes en el Año 0 les sean benéficos.

Explicando las Gráficas 1 y 2

Otra pregunta que me han hecho es sobre las primeras 2 gráficas. Los % representan el número de equipos posibles (ya sea cabezas de serie o primer lugar de grupo) que avanzaron a las fases posteriores.

Por ejemplo (aplica igual para cada uno de estos grupos) sólo 8 cabezas de serie pueden avanzar a octavos de final porque sólo hay 8 cabezas en el Mundial. Si las 8 avanzan, entonces el 100% estará representado en la gráfica. Lo mismo para cuartos de final. En el caso de las semifinales, sólo 4 cabezas de serie pueden estar en esa instancia, si 3 de ellas avanzaron a esta instancia, entonces un 75% estará representado en la gráfica.

El punto de estas gráficas y lo que se demuestra en la Gráfica 3 donde vemos que para ser campeón hay que ser cabeza de serie y además ganar el grupo.

México: Cabeza de Serie en el Mundial de Rusia 2018

En octubre del 2013 México llegó a 854 Puntos FIFA, producto de 72 partidos jugados desde noviembre del 2009 y buenos para el lugar 24 del Ranking FIFA Coca-Cola. Se quedó muy lejos de los 1138 Puntos FIFA que alcanzó Suiza para asegurar la séptima y última cabeza de serie para el Mundial de Brasil 2014.

Un análisis de los últimos mundiales arroja una clara conclusión, para trascender en un Mundial, primero se debe de ser cabeza de serie y después se debe quedar en primer lugar del grupo. Lo primero se alcanza en un proceso de 4 años previo al mundial y lo segundo durante el mundial. Realicé un análisis de cómo funciona el Ranking de la FIFA y a partir de ello cómo debe ser este proceso de 4 años para México y cuáles deben ser las claves para alcanzar al menos 1200 Puntos FIFA y con ello un lugar como cabeza de serie en Rusia 2018.

Muchos de los detalles que encontré pudieran resultar bastante lógicos, pero hay muchos otros que son realmente sorprendentes. ¿Te habrías imaginado que el repechaje contra Nueva Zelanda puede ser la clave a favor para que México sea cabeza de serie?  ¿Que una derrota en un partido amistoso pudiera resultar devastador? ¿Que jugar un partido más antes de noviembre del 2014 automáticamente le reduciría puntos a México de cara al Ranking de octubre de 2017?

Ser cabeza de serie no será tarea sencilla, pero también está lejos de ser una misión imposible. México debe plantearse metas muy específicas y ser muy meticuloso en la planeación de sus partidos para lograr este objetivo.

Da click aquí para descargar el análisis completo.

Editado: Da click aquí para descargar el análisis completo actualizado

Si tienes alguna duda o comentario no dudes en contactarme por medio de este blog, mi correo electrónico o mi cuenta de Twitter @michrika. Como estoy seguro que saldrán muchas preguntas interesantes, publicaré y resolveré las más comunes en este link.

NOTA: Quiero agradecer a Eduard Ranghiuc (@FootballRanks) por ayudarme a comprender algunos aspectos del Ranking FIFA, a Martín del Palacio (@martindelp) por aclararme algunos puntos del calendario de la FIFA y por ayudarme a difundir este análisis y a todos los que me han dado sus comentarios.

De Cábalas y Pretextos

Acababa el partido contra Croacia y con la emoción, adrenalina y fortuna del momento decidí adelantar el viaje que haría a Brasil si México llegaba al famoso 5º partido. Era el primer mundial en 12 años donde no veía un partido de México directamente en el estadio. En mi mente no había manera de fallar a esta cita con la historia porque esta “era la buena”, empaqué mis calzones rojos que funcionaron contra Camerún, Brasil y Croacia y estaba listo para mi tercer mundial al hilo. Emocionado le conté a un amigo sobre mi viaje, y en lugar de recibir reciprocidad en la felicidad, encontré una mirada con desencanto.

Tras la durísima derrota con Holanda, los aficionados a la selección mexicana buscamos consuelo de diferentes formas. Esta vez la creatividad ante la frustración encontró forma en hashtags, GIFs, memes y hasta canciones, siendo el árbitro y Robben los principales receptores de nuestro “cariño”. Pero los aficionados mexicanos también hacemos de la derrota algo personal, nos culpamos a nosotros mismos por romper con nuestras cábalas o porque estas mismas dejaron de funcionar. Mi amigo ya estaba preparado para la derrota de México contra Holanda 6 días antes del juego, nunca se alegró por mi viaje y siempre supo que si yo viajaba a Fortaleza, México iba a perder. Muchos queremos tanto el éxito mundialista que estamos dispuestos a hacer de la derrota un sufrimiento personal.

La realidad es que al final de cuentas estas cábalas, consuelos y pretextos, tan innatos a nuestra cultura, por más “ofensivos”, ingenuos, burdos, divertidos y hasta inocentes que sean, dan igual, son juegos de mentes y por supuesto que ni juegan ni cuentan.

Los que no deberían de buscar cábalas ni pretextos son los directivos, jugadores, periodistas y hasta los que queremos involucrarnos más en esto. México ha avanzado mucho en futbol, prueba de ello son los éxitos de las menores y el oro olímpico, pero la prueba grande, el torneo que distingue a las potencias del resto, nos ha mandado de regreso a México 6 veces seguidas con una maleta llena de pretextos tras el 4º partido.

Si queremos ser campeones del mundo en Rusia, Qatar, o donde sea en el futuro, debemos asegurarnos que nuestra preparación sea perfecta y entender que el éxito no llegará sólo por llevar a la virgencita de Guadalupe en la espinillera, traer puesta la corbata del dragón o por hacerle caso a la vidente. Directivos deben reconocer un proceso descarrilado de uno en con fallos pero con inminente crecimiento. Directores técnicos deben reaccionar a ataques rivales durante un partido con modificaciones tácticas, no con quejas arbitrales en conferencias de prensa. Jugadores deben estar concentrados y preparados al 100% en el terreno de juego y disciplinados fuera del mismo. Periodistas deben criticar para construir, no para vender.

México no puede volver a quejarse de falta de tiempo en preparación, para ello debe asegurarse de no tener más Nestors ni Chepos ni dictaduras militares cuando nuestros jugadores no son compatibles con esos métodos rácanos. El Piojo debe quedarse y aprovechar en Rusia toda la experiencia adquirida en Brasil. A Rusia debemos llevar a 30 jugadores y mandar a casa a 7 aunque duela hacerlo. No me parece coincidencia que haya sido Aquino el jugador que se distrajo en el gol de Sneider, habiendo sido él el último en incorporarse a un proceso al que de por si le faltó tiempo. Está claro que México jugó bien y los jugadores se adaptaron rápido a lo que les pidió el Piojo. Pero también está claro que mucho de lo bien que nos vimos está enmascarado en casos puntuales como el balón parado. Nos faltaron muchos detalles.

Los aficionados pueden seguir haciendo cuantas cábalas quieran, mi amigo me puede seguir echando la culpa si eso lo ayuda a dormir más tranquilo, pero al fin de cuentas, ellos no trascienden en la cancha. Si México quiere llegar al 5º partido y mucho más, los que si influyen en la cancha deben empezar a guiar la suerte haciendo énfasis en los detalles, no preparando los pretextos. Personalmente, en cada uno de los siguientes partidos de México en un mundial, me pondré los calzones de hasta arriba del cajón.

De aquí a la otra, ahinos…

PD. Gracias a 2030soccer.com por haberme publicado temporalmente.

PD2. Síganme en @michrika