El Verano de México: Opinión en 4 Problemas y Números del Ranking FIFA

Estamos a un partido de que concluya el accidentado verano tricolor y con ello se me vienen muchas cosas a la cabeza de porqué las cosas no salieron bien. En este espacio daré mi opinión sobre el verano (no hablaré del #noerapenal ni del #tampocoerapenal por que ya hay mucho contenido de eso) y expondré los numeritos de este segundo año del Ranking FIFA para México (de cara a Octubre 2017).

Desde hace algunos meses los directivos de la FEMEXFUT tomaron la decisión de llevar “dos equipos competitivos” a las justas veraniegas, lo que en verdad significó eso, fue llevar a un equipo “B” pero luchón a la Copa América, y al equipo “A” y de estrellas sin ritmo a la Copa de Oro. Los resultados ya se los saben, pero creo que en ambas competencias y en el contexto de la selección hay varios temas que no se han mencionado con mucha relevancia.

El primer tropiezo veraniego vino de la cuenta de twitter del Piojo. Tengo que mencionar que llevo dos años fuera de México y no me tocó el “boom” comercial del Piojo Herrera, pero hasta donde tengo entendido salía en absolutamente todos lados y su imagen ya empezaba a cansar a la afición pero sin llegar a ser un problema. La cosa es que el mexicano es muy sentimental y cuando se junta política con futbol es muy poco probable que el protagonista salga bien librado (excepto si tu nombre es Cuauhtemoc). El Piojo explotó su imagen comercial, pero cometió el error de incluir a la política apoyando a uno de los partidos políticos que más ira causan con los “millenials” de México y sin querer queriendo, inició a cavar su tumba.

Llegó la Copa América y la afición estaba más enojada con el Piojo por sus tweets que por la falta de contundencia contra Bolivia a la cual se debió de haber ganado por dos o más goles de acuerdo a lo visto en la cancha. Mas allá de la falta de contundencia, yo encuentro en las lesiones, el segundo problema del verano. Pasó sin mucha tinta gastada la lesión de Rafa Márquez en el primer y útlimo partido que jugaría el líder y mejor jugador de esa selección.  En el partido siguiente, Adrián Aldrete luego de dar el magnífico pase a Vuoso para el empate a tres se lesionó y no volvió a jugar. El jugador de Santos había sido hasta ese momento, el mejor jugador del TRI en la Copa América.

Es muy dificil armar dos selecciones y cuando piezas fundamentales en los cuadros titulares se lesionan, las opciones “de parche” son muy reducidas y bastante cuestionables. El problema de las lesiones se repitió en Copa Oro, cuando tu mejor central, Hector Moreno, y tu delantero más enrachado, Chicharito Hernández, no logran disputar un solo minuto en el torneo de CONCACAF.

El mal timing es el tercer problema, me refiero al mal timing del torneo de CONCACAF. México decidió llevar a sus mejores jugadores a la Copa Oro, pero el problema es que la gran mayoría de ellos pasaron 45-50 días sin jugar un partido competitivo. Las ligas en Europa culminaron o dejaron de ser relevantes a mediados de mayo y la Copa Oro inició la segunda semana de julio. El funcionamiento colectivo requiere que los jugadores estén en ritmo, era imposible que esto sucediera. Los amistosos y luego el torneo llegaron cuando los jugadores de la Selección A, llevaban casi un mes o más de vacaciones (obligadas por FIFA). Es importante mencionar que no todas las selecciones sufrieron de esto, sobretodo los estadounidenses y los jamaicanos quienes en su mayoría estaban en pleno ritmo a media temporada en la MLS. En veranos anteriores, la Copa Oro se jugaba en junio y la Copa América en julio, esto afectó mucho en el Ranking FIFA (explico abajo).

Finalmente, el cuarto problema son las distancias y sedes de la Copa Oro. México jugó en tres diferentes husos horarios, recorriendo de oeste a este uno de los países más grandes geograficamente hablando del mundo y teniendo sólo 2 días de descanso entre partidos. Además de esto, jugando todos los encuentros a más de 30 grados. Está claro que este problema si lo sufrieron todos, pero sumando a lo anterior es muy pesado aguantar.

Ahora si, dejemos mi opinión atrás y vayamos a los números. Algunos ya saben que hice un análisis al término del Mundial de Brasil donde veo que los posibilidades de tener un mundial verdaderamente relevante en Rusia, pasa por ser cabezas de serie en el mundial, para ellos hay que ser de los primeros 7 lugares en el Ranking FIFA de Octubre del 2017.

El segundo año (de 4) de México ha generado los siguientes resultados:

Como pueden ver llevamos 91.76 puntos. En el análisis original tenía proyectados aproximadamente 190 puntos, dados los malos resultados, si bien nos va, vamos acabar este año con 120-130 puntos.

En el análisis orginal cometí el error de asumir que los torneos mantendrían el mismo orden de versiones anteriores, donde la Copa Oro iba antes de la Copa América. Al haber cambiado para este año, todos los equipos de la CONCACAF bajaron mucho en sus rankings de FIFA en un mes (México bajó 17 puestos de junio a julio, Costa Rica 27, EUA 7). Estos son puntos importantísimos que se dejaron de ganar por cuestiones de mera logísitca del torneo. Mea culpa.

Esto no significa necesariamente que ya todo está perdido, Esta discrepancia de 60-70 puntos puede ser recuperada con un triunfo en Copa Confederaciones (en 2011 el triunfo vs Japón dio 62 puntos). La realidad es que el objetivo se ve muy lejos, pero aun hay tiempo de recuperarse, pero sólo se logrará esto si se hace una buena planeación de partidos amistosos.

Para los que les importa que México este en el 40 del Ranking FIFA actual, calma, después de la Copa Oro estará en el Top 30 y si se gana, probablemente en el Top 25.

De aquí a la otra, ahinos…

PD. Sígueme en @michrika